contacto@factorskoda.es
/ A fondo / ‘Pustina’ (‘Wasteland’), el viaje de la HBO a la Chequia posindustrial

‘Pustina’ (‘Wasteland’), el viaje de la HBO a la Chequia posindustrial

Arantza Margolles Beran el 18 diciembre, 2016 - 8:33 pm en A fondo, Cine y televisión

Llega HBO a España y, con ella, la posibilidad de ver -dobladas o subtituladas al español- algunas de las mejores series checas del momento. Una de ellas es la serie revelación del año en Chequia, Pustina, un excitante thriller criminal de apenas ocho capítulos de duración que conseguirá enganchar a cualquier espectador, checófilo o no, por su trepidante guión y su cuidadísima imagen.

La trama se desarrolla al norte de Chequia, en la frontera con Polonia, en territorio minero. Pustina, el pueblo ficticio donde se desarrolla la historia, es, tal y como dice el subtítulo de la obra, el lugar donde puedes perderlo todo. O, más bien, donde no tienes nada: ni alegría, ni esperanza se espera en la vida de sus habitantes. Zuzana Stivínová (joven) interpreta a Hana Sikorová, la alcaldesa del lugar, que se opone activamente a las pretensiones de una poderosa empresa minera de hacerse con Pustina, ofreciendo jugosas recompensas monetarias a sus habitantes para que abandonen el pueblo. En el punto álgido de las tensiones entre la alcaldesa y el pueblo, cada vez más convencido por las «razones» de la empresa, la hija de Sikorová, una adolescente de catorce años, desaparece sin dejar rastro.

Ayuda al drama lo asfixiante de las localizaciones elegidas para rodar la serie, magistralmente elegidas para darle a Pustina ese matiz de agujero en medio de la nada, allá donde nada se espera de la vida más que el ir y volver a un trabajo sin vocación ni perspectivas de futuro: Komořany, que aporta el escenario industrial de su central térmica; el palacio Jezeří, en las proximidades de Komořany, haciendo las veces del reformatorio que aparece en la serie; Hole u Prahy… Chequia, a la que el capitalismo llegó en tromba tras la Revolución de Terciopelo y que en la actualidad comienza a ver cómo, poco más de veinte años más tarde, se desmantela irremediablemente su industria, está bien familiarizada no solo con este paisaje, sino también, tristemente, con lo irrespirable de la crisis de Pustina.

Porque es difícil respirar en el mundo de Zuzana. Las lealtades perdidas, una hija cuya vida se le descubre, de golpe y porrazo, desconocida, un ex marido con problemas de bipolaridad… Jaroslav Dušek está casi irreconocible en su excelente interpretación de Karel Sikora, ermitaño con dos caras frontalmente opuestas que pronto adquirirá una relevancia fundamental en el guión. HBO, que hizo su incursión en el panorama audiovisual checo con la muy premiada Hořící keř, la miniserie sobre el caso Jan Palach, da en el clavo con un thriller que está sobradamente a la altura de las grandes producciones internacionales, y que se esmera en dejarnos sin aliento al final de cada capítulo hasta el punto en que se hace muy difícil resistirse a la tentación de ver un episodio tras otro.

No lo digo solo como amante de la cultura checa, sino como amante de las series televisivas: vean Pustina, no se arrepentirán. Una serie en la que nuestra mente comienza a buscar al asesino antes siquiera de que se sepa o no si existe. ¿Dónde estará la hija de la Stivínová? ¡Vamos a enchufar la HBO!

0 Escribir comentario
¿Te interesa? Compártelo con tus amigos en las redes sociales

Send Us A Message Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *